Skip to main content

Sí papi, siempre me has gustado

Tenía 18 años cuando mi viejo, me cogió por primera vez.
Desde hacia varios años me fui a vivir con mi papá, vivíamos los dos solos y nuestra relación de padre e hijo siempre fue muy liberal. Era normal para mi ver desnudo a mi viejo, y por más que me calentaba nunca insinué nada.
Esa noche de verano de mucho calor, mi papá entra a mi cuarto mientras yo dormía, el ruido de la puerta hizo que me despertara, al notar eso me dice
Papá: – Uhhh, perdoname, no sabía que ya estabas dormido, queres tomar una cerveza conmigo y charlamos.

Yo: – Dale, no hay drama, esperá que me pongo el boxer y salgo.
Papá: – Noooo, vení así en bolas si estamos nosotros solos, yo también en pelotas.
Así que eso hice, sali de mi cuarto y me fui al patio de la casa a tomar una cerveza con mi viejo y charlar, hablamos de mi de él, de mis estudios, de que iba a hacer una vez que termine la secundaria, como yo tenía mucho calor, sumado el alcohol de la cerveza me fui a nadar un rato, hasta ahí la noche venía normal.

Cuando salí de la piscina, mi papá me trae una toalla para que me seque y me da otro vaso de cerveza, seguimos así por un largo tiempo, hasta que llegó la pregunta que no quería queme hiciera.
Papá: – Che, tenes novia?
yo:- No, todavía no
Papá: – Pero, ya cogiste alguna vez?
No podía decirle por más liberal que fuese que en realidad su único hijo era gay y que desde hacia soñaba con chuparle la poronga hasta sacarle la última gota de leche.

Así que le dije que si y con eso se conformó, por un rato.
Seguimos charlando y volvió con el tema, y no se si fue el alcohol o que ya quería que dejara de preguntarme que le dij:
Yo: – Papá, cortala, no cogí nunca y nunca lo voy a hacer me gustan los tipos.
Mi papá se quedó mudo por unos segundos.
Papá: – No tiene nada que ver podes coger igual.

Yo:- Me da vergüenza, a demás me gustan los tipos más grandes que yo, como vos.
Al decir esto mi viejo volvió a callar, fue un silencio un tanto incomodo, se fue hacia adentro y trajo otra cerveza, siguio tomando hasta que de repente me pregunta,
Papá:- Yo te gusto?
Yo: – Si, sos muy lindo, tenes el pecho peludo, sos flaco, alto, así me gustan, como vos
Papá: – Y si yo no fuera tu papá, me chuparias la pija?
Yo: – Si por que no, ya te dije sos muy lindo.

Papá: – Y por qué no me la chupas?, que mejor que tener tu primera vez conmigo.
Al escuchar eso, no lo podía creer, me quedé unos segundos mirandoló sentado en el sillón, con las piernas abiertas y estiradas, pasandosé la mano por la pija, mientras fumaba y tomaba cerveza.
Papá:- Dale!, vení, chupala toda es tuya.
Y eso hice, me agache y comence a chuparle la verga que ya comenzaba a crecer por la sobada que se estaba dando, era muy lindo sentir esa verga negra, grande y caliente crecer en mi boca y esos huevos de tamaño descomunal llenos de semen y era para mi.

En un momento se levantó y me levantó a mi, me beso y me llevó adentro de la casa, me llevó a su cuarto, me tiro en su cama y seguimos besandonos, mientras sus manos recorrían todo mi cuerpo, y jugaba con el hoyito de mi culo y uno de sus dedos trantando de abriendosé paso, hasta que logró meter uno, luego otro y otro, hasta que tuve cuatro de los cinco dedos dentro de mi orto, me dio vuelta y me empezó a chupar el culo, la lengua la movia para todos lados llenando de saliva mi agujero que estaba deseoso de tener esa poronga completamente adentro.

Me hizo chuparsela de nueva hasta ponerla bien dura, me dio vuelta y comenzó a meterla muy delicadamente hasta que entró toda, me dolia pero disfrutaba teniendolo adentro mio.
Papá: – Uhhhh, sentí como entró toda la chota de papá, te gusta?
Yo: – Si, pero duele un poquito
Papá: – Te voy a coger despacio así no te duele y gozas más.
Mientras me cogía, me preguntaba
Papá: – Te gusta tener el pedazo de carne que te dio vida adentro del ojete.

Yo: – Si papi, me gusta.
Papá:- Uhhhhhh, mi putito, si decime papi, soy tu papi, tu papito, tu machito que te va a dejar el orto bien abierto y con millones de hermanitos adentro o queres que los deje en tu boca, total no va a ser la única vez en la noche que te garche.
Yo: – Ahhhhhhhhh, mmmmmmmmm, papito damelo donde quieras. Y así fue mi viejo siguió cogiendomé, hasta que no pudo más, sacó su hermosa verga gruesa y peluda y la puso en mi boca para que se la chupara, después me pidió que lo viera pajear y que abriera bien grande la boca para que no cayera afuera ni una gota de su riquísima leche, me inundó la boca de 6 grandes y continuos chorros de su semen, los cuales saboree.

Mientras estábamos recostados en la cama luego de la hermosa cogida que había recibido de mi progenitor me empezó a tocar el culo.
Papá:- Te rompí el orto!!, lo tenes abierto como una flor. como te volvería a culiar hijo.
Yo: – Y hacelo quiero mas verga, quiero tu guasca adentro mio.
Si tomar respiro otra vez su poronga estaba al palo y adentro mio garchandomé sin asco, hasta que acabo y me dejó todo el culo lleno de su leche, saco la verga y me dejó boca abajo, con las piernas abiertas viendo como un hilo de su semen caía por el agujero de mi culito recién desvirgado por el hombre que durante años me cogió.

Desde ese día, mi papá y yo somos amantes, vivimos solos, y cogemos todo el tiempo, se convirtió en el amor de mi vida.


Related Posts


No Comments found


Got a question or an opinion for this article? Share it with us!

Your email address will not be published. Required fields are marked *